Turismo social: el Gobierno desmintió el cierre de los hoteles estatales de Chapadmalal y Embalse

Luego de que diputados kirchneristas presentaran un proyecto de ley en el Congreso para impedir el supuesto cierre de los hoteles estatales de Chapadmalal y Embalse, el Gobierno desmintió el cese de actividades. Si bien las concesiones se encuentran vencidas, se está “trabajando en un plan de readecuación para hacer las unidades turísticas más autosuficientes”.

La aclaración desde la administración libertaria surge tras la presentación de la iniciativa, cuyo autor es el diputado de Unión por la Patria Eduardo Valdés con el objetivo de impedir el cierre de estos complejos turísticos.

Los hoteles dependen del flamante secretario de Turismo, Ambiente y Deportes de Javier Milei, Daniel Scioli, quien sorpresivamente desembarcó en el gabinete libertario tras una carrera política vinculada al peronismo y cuyo nombramiento generó repercusión en el kirchnerismo.

Daniel Scioli, Javier Milei y Guillermo Francos, en la Casa Rosada

“Me asombra que no accione contra esta medida. Él conoce muy bien la historia y la relevancia que tienen ambos complejos para el turismo social y el acceso al derecho al esparcimiento de parte de los sectores populares de nuestro país”, sostuvo Valdés en una entrevista, apuntando directamente con el funcionario y también exgobernador de la Provincia de Buenos Aires. “Son los dos lugares más simbólicos del turismo social. Muchos pudieron conocer la playa y las sierras. Ojalá sea mentira”, deslizó el legislador a LA NACION.

Los hoteles buscan brindar alojamiento a jubilados, pensionados y personas de bajos recursos. Ambos fueron construidos durante la primera presidencia de Juan Domingo Perón para promover el turismo social. Durante el gobierno de Alberto Fernández, la Unidad Turística de Chapadmalal fue reformada y reinaugurada en 2022.

Encargado de esta gestión de reformas fue el predecesor de Scioli, Matías Lammens, con una inversión que superó los 7500 millones de pesos. “Discontinuar esta política es injusto, es echar por tierra una inversión muy importante que hizo el Estado nacional y es abandonar en el plano del derecho al descanso y el ocio a los sectores más vulnerables de la sociedad”, sostuvo el exfuncionario en diálogo con LA NACION.

“Nuestra gestión hizo un esfuerzo enorme tanto en materia de inversión como de gestión para poner en valor esos complejos turísticos que además de ser un patrimonio histórico, arquitectónico y emocional de los argentinos, son la posibilidad para que miles de familias de bajos recursos accedan a un merecido descanso a un costo accesible”, agregó.

Lammens lideró el plan de obras para la Unidad Turística Chapadmalal.

Fuentes cercanas a Scioli aseguraron a este medio que ninguno de los dos complejos se cerrará y advirtieron que la información trascendida sobre los cierres podría ser “por cuestiones políticas”. Si bien están vencidas las concesiones, próximamente se armará el pliego licitatorio para volver a concesionar.

Estas versiones surgieron también justo en el período en el que estos hoteles estatales cierran, específicamente en marzo, salvo actividades menores, durante todo el invierno para después reabrir en primavera y verano.

“No va a terminar el turismo social, se está trabajando en un plan de readecuación para hacer a las unidades turísticas más autosuficientes. No es cierto que se vayan a privatizar, son monumento histórico y son de utilidad pública”, agregaron esas mismas fuentes a LA NACION.

Además, desde la cartera detallaron el plan a seguir para la próxima temporada: “Queremos hacer un trabajo importante con el sector privado para potenciar este lugar, generando también más puestos de trabajo para las familias que viven alrededor de las unidades. También tenemos en cuenta la relevancia creciente de distintos deportes que se practican en la zona costera, como el surf o el kitesurf, por eso vamos a integrar eventos deportivos a las actividades que ofrecen los complejos”.

Conocé The Trust Project

Más Noticias

Noticias
Relacionadas