Feijóo no se cierra a un diálogo con Junts como hipotético socio de gobierno dentro del marco constitucional: Sería nuestra obligación intentarlo

El presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, considera que en el hipotético caso de que en el futuro se viera obligado a dialogar con Junts como posible socio de gobierno, «dentro de la Constitución no nos cerramos a hablar y es nuestra obligación intentarlo».

 En una entrevista que hoy publican los tres diarios gallegos del grupo Prensa Ibérica, Faro de Vigo, La Opinión de A Coruña y El Correo Gallego, el líder del PP matiza, no obstante, al respecto de las relaciones de su partido con la formación de Carles Puigdemont, que «si a mí se me pide que tengo que pasar por un referéndum de autodeterminación o que tengo que declarar inviolables a determinados políticos a costa de que me voten y me hagan presidente; o que tengo que dar más dinero a una administración autonómica quitándoselo a la de los demás, comprenderá que entre principios y poder, elijo los principios». El dirigente popular considera que «el señor Sánchez, entre principios y poder, escoge poder. Pero por supuesto que el Partido Popular, dentro de la Constitución, es un partido que puede hablar con la gente y es nuestra obligación intentarlo».

 El líder de la oposición sostiene en la entrevista, realizada tras su mitin del sábado en Pontevedra, que lo que Galicia se juega en las elecciones autonómicas del día 18 «es tener un modelo propio, estabilidad para cuatro años, un programa que se cumple, un presidente que manda… no como en el Gobierno de España».

 Feijóo admite, no obstante, que «la mayoría absoluta es dificilísima. No tenemos ningún voto en las urnas y no tenemos ninguna garantía de nada. El PSOE ya ha tirado la toalla, ni siquiera presenta su candidato como el presidente de la Xunta y su objetivo no es ganar las elecciones, ni siquiera ser segunda fuerza. Por tanto, creo que el Partido Popular está en condiciones de obtener una mayoría absoluta».

Alberto Núñez Feijóo Rafa Vázquez

Pendiente, precisamente, de si la formación conservadora podrá revalidar esta mayoría con Alfonso Rueda o dependerá del apoyo de Vox para conseguirla, Núñez Feijóo reconoce que «el PP no puede gobernar en ningún sitio si no tiene mayoría absoluta». A juicio del presidente del PP, «el Pacto del Tinell, que consistió en que el PP no gobernase en ningún sitio, es el pacto que nos echó en Galicia, Baleares, Aragón, Navarra… Y ese Pacto del Tinell está a la máxima potencia y el PSOE hoy no ostentaría la presidencia del Gobierno si no existiese Vox. 11.100.000 votos que votaron en contra de Sánchez juntos son más de 190 escaños y separados son 170 y faltan seis».

El papel de Vox

Con respecto a los resultados en Galicia, admite que «hoy en Galicia Vox se vuelve a presentar y las encuestas le dan un 2% de voto. Esos dos puntos de Vox darían con absoluta seguridad la mayoría absoluta en el Partido Popular. ¿Pues quién se beneficia más de Vox? ¿El PSOE o el PP? Sin ninguna duda, el Partido Socialista». Preguntado por la resistencia a tender puentes con Vox cuando él presidía Galicia, Feijóo afirma que «voy a trabajar siempre para intentar gobernar en solitario. A Vox le pedí apoyo para la investidura si salía presidente, pero le dije que no iba a estar en mi gobierno»

 «No estoy demonizando a nadie», añade respecto a la formación de ultraderecha. «Lo que digo es que Vox perjudica mucho más a mi partido que al PSOE. Si Vox no se hubiera presentado en Galicia, estaría mucho más seguro de la mayoría absoluta del PP de Galicia que habiéndose presentado. Eso es un hecho. Tengo muy claro que en Galicia, con Vox, un voto que no sea al PP es un voto para que el nacionalismo gobierne» en esta comunidad.

Alberto Núñez Feijóo Rafa Vázquez

 Sobre el hecho de convertir la campaña gallega en una contienda en clave nacional, el líder del PP asegura que «no hay un cambio de estrategia, pero es evidente que lo que pasa en España afecta directamente a los gallegos. ¿Si a una comunidad autónoma le regalan 15.000 millones, quién los paga? Si Cataluña y Euskadi pactan con el Gobierno un sistema de financiación propio, lo paga el sistema de financiación. Galicia no es un territorio aislado del resto de la política nacional y sería de un cierto autismo no hablar de lo que pasa en España».

 A juicio de Núñez Feijóo, «Pedro Sánchez no puede ser presidente del Gobierno sin los dos partidos independentistas catalanes, sin el PNV, sin Bildu y sin Podemos. Este Gobierno no gobierna, está con respiración asistida de sus socios y ninguno de ellos tiene interés en Galicia».

 Sobre los posibles efectos negativos que las tensiones de la política nacional pueden casuar en Galicia, el máximo dirigente popular asegura en la entrevista que «la política española tiene mucho que copiar de la política gallega. Y la política gallega no tiene nada que copiar de la política nacional. Estamos en un país donde se está aprobando una ley que no tiene precedentes en democracia, que es dar inviolabilidad a unos políticos catalanes». Y añade: «Mientras la familia de la Casa Real ha estado en un banquillo en la Audiencia Provincial de Mallorca y ha entrado en prisión, hay una serie de políticos que están negociando su inviolabilidad fruto de una investidura que ha consistido en comprar siete votos a cambio de la impunidad judicial.

 El presidente del PP también se refiere a las últimas encuestas del CIS, que rebajan la preocupación de los gallegos por algunos asuntos del debate nacional, en particular la Ley de Amnistía, que, según CIS, solo inquieta al 0,6 por ciento de los gallegos. «¿Usted se cree las encuestas del CIS? ¿Se cree que el presidente del CIS es digno?», pregunta al periodista. «Un miembro de la ejecutiva federal del PSOE dirige el CIS y gasta 20 millones de los impuestos de los trabajadores españoles en beneficio propio, adulterando todos los resultados electorales. Le digo que las encuestas del CIS son lamentables y que la instrumentalización de las instituciones del Estado nunca se había visto con la intensidad con la que se advierte ahora en el Tribunal Constitucional, la Fiscalía General del Estado, el CIS, el INE, el CNI».

 A continuación, censura la posición del Gobierno de Sánchez en la gestión de las instituciones: «El Gobierno se mueve dentro de las leyes, efectivamente. Puede poner como fiscal general del Estado a quien le dé la gana. Pero un gobierno que se precie no puede poner de presidente del Tribunal Constitucional al fiscal general del Estado del Gobierno socialista anterior, poner como miembros del Tribunal Constitucional a tu ministro de Justicia y a una de tus asesoras en Moncloa».

 Por estas cuestiones, Alberto Núñez Feijóo quiere «regenerar la vida política en España y por eso quiero que ningún gobierno pueda hacer lo que ha hecho este Gobierno«, afirma en la entrevista con los diarios de Prensa Ibérica en Galicia.  «Siendo legal, [el Gobierno] no respeta los principios mínimos de independencia y no da confianza a la gente. No quiero que ni este ni ningún gobierno controle el Poder Judicial».

 Respecto al escenario en que se desenvuelve actualmente la política nacional, Feijóo sostiene que «denunciar los privilegios es una bandera. La libertad, la dignidad, la igualdad es una bandera que el PSOE siempre defendió, pero ahora ha renunciado a ella. Estoy describiendo la situación que vive mi país y cometería un grave error si no defiendo mi país». Y apunta directamente al debate sobre la posible inmunidad de Carles Puigdemont. «Puigdemont no solamente ha cometido sedición, ha cometido rebelión. A Puigdemont lo que hay que hacer es traerlo y ponerlo a disposición judicial. Pero en todo caso, fíjese, en mi opinión España no se rompe. España está más fuerte que nunca».

 Niega en ese sentido que el PP no cultive relaciones con otros partidos: «El PP gobierna con el voto del Partido Regionalista Cántabro en Cantabria, con Coalición Canaria y en cantidad de ayuntamientos con fuerzas locales y al PP le han quedado cuatro votos para la mayoría absoluta en el Congreso. Lo que pasa es que el PP dijo que no a la amnistía de Junts«.

 Pes a no haber conseguido suficientes apoyos para ser presidente del Gobierno, Feijóo no se ha arrepentido de su salida de la política gallega: «No lo hice en 2018 porque tenía un compromiso con Galicia y no era el momento. Pero en 2022 había un caso de fuerza mayor y es que militantes del PP se manifestaban delante de la sede del PP en contra del PP y la inmensa mayoría, por no decir todos los presidentes autonómicos del PP, me llamaron y me insistieron durante todos aquellos días para que diese ese paso».

 No siente, asegura, presiones de ningún flanco, ni de su propio partido ni del ámbito económico: «No tengo más intereses que los intereses generales y ya tengo edad para no dejarme presionar. No la he aceptado nunca ni lo voy a aceptar ahora. Pero también le digo que nunca he tenido una presión que me haya preocupado. Afirmo que hoy el Partido Popular es el partido más estable y con menos tensiones internas de España». 

Más Noticias

Noticias
Relacionadas