Conmoción en Alta Gracia: una maestra jubilada murió después de una golpiza y detuvieron a su propio hijo

Olga Bernardi (72) era una maestra jardinera jubilada. Vivía en Alta Gracia, en Córdoba. El miércoles la encontraron en grave estado de salud, después de sufrir una golpiza. Luego de tres días, la mujer murió este viernes en el hospital donde estaba internada. Por el caso, anticipado por denuncias públicas de vecinos, está detenido su propio hijo.

El violento episodio conmociona al barrio Villa Oviedo, de esa ciudad ubicada 40 kilómetros al sur de Córdoba capital. Si bien no había una denuncia policial, los vecinos venían reclamando por los maltratos que recibía la mujer por parte de Marcos Bottaro (38), su hijo, que está desocupado y vivía en la misma casa que su madre, en la calle 24 de Septiembre.

La Fiscalía del Turno 2 a cargo de Alejandro Peralta Otonello actuó de oficio y solicitó la detención del hombre, que quedó recluido en la cárcel de Bouwer. Ahora se encuentra imputado por homicidio doblemente calificado por el vínculo y por mediar violencia de género.

Todo comenzó el martes, cuando personal policial constató agresiones y amenazas en la vivienda. Por entonces, según El Doce, colocaron una consigna policial. El miércoles, sin embargo, la mujer tuvo que ser trasladada con heridas al hospital Arturo Illia. Un día más tarde apresaron a Bottaro.

Olga Bernardi, de 72 años, murió tras una golpiza. Está detenido su hijo. Foto InstagramOlga Bernardi, de 72 años, murió tras una golpiza. Está detenido su hijo. Foto InstagramLos vecinos reclamaron que hace tiempo vienen llamando a las autoridades por episodios de violencia en la casa. De acuerdo a testimonios que recogió el diario La Voz, también la abuela -que murió hace dos años- habría sido víctima de Bottaro.

Las denuncias, que según la Policía nunca se habían formalizado hasta los últimos días, se difundieron en las redes sociales.

«Ella no quería denunciarlo al hijo, pero hace muchísimo tiempo que sufría violencia», dijo Yohana Farías la vecina que inició el repudio en redes sociales. Otra usuaria recordó que ayudó a Bernardi cuando sufrió otras golpizas y reveló que la jubilada no quería hacer la denuncia porque «cuando lo suelten me mata».

Los vecinos ya prestaron su testimonio ante los investigadores y en las próximas horas continuará “la recepción de declaraciones a personas que hubieren presenciado algunos hechos o episodios de agresión en contra de la fallecida por parte de su hijo”. Además, esperan los resultados de la autopsia.

Desde la Fiscalía subrayaron: “Se deja expresa constancia que no existían denuncias ni actuaciones previas, por delitos o hechos de violencia familiar, denunciados por parte de la damnificada en contra de su hijo, actualmente detenido, según las constancias obrantes en sede judicial”.

AGE

Más Noticias

Noticias
Relacionadas