Liam Payne, ex One Direction: los altibajos de la fama, el alcoholismo y la necesidad de preservar su salud mental

A los 16 años, Liam Payne (que ahora tiene 30) audicionó en el reality británico The X Factor. Desde entonces, todo cambió para él tras convertirse en uno de los cinco integrantes de One Direction junto a Harry Styles, Louis Tomlinson. Niall Horan y Zayn Malik.

Al firmar su primer contrato discográfico con Sony Music junto a la banda, cumplió el sueño de ser un reconocido cantante a nivel mundial y esto no solo le permitió grabar cinco exitosos discos, con los que alcanzó la cima de las listas musicales más importantes, sino también encabezar cuatro giras mundiales.

Sin embargo, aquel estilo de vida no fue fácil de sobrellevar, porque a medida que One Direction ganaba fama, Liam desarrollaba trastornos de salud mental como la agorafobia, ansiedad y alcoholismo.

Tras la separación del conjunto musical y el nacimiento de su hijo Bear -que tuvo con la cantante británica, Cheryl Tweedy- ingresó a rehabilitación para retomar el control de su vida.

Liam Payne nació en Wolverhampton, Reino Unido, y creció en una familia de clase media compuesta por dos hermanas además de su padre y madre, quienes le mostraron todo su apoyo cuando demostró interés por la música en la adolescencia.

“En todos lados, mi papá decía que yo cantaba bien”, contó Liam en el documental de One Direction, This is Us.

En 2008, el artista dio sus primeros pasos en el mundo del entretenimiento y se presentó en The X Factor, donde interpretó Fly Me To The Moon, que inmortalizara Frank Sinatra.

Con apenas 14 años, Liam sorprendió al jurado integrado por Louis Walsh, Dannii Minogue, Cheryl Cole y Simon Cowell. Sin embargo, su corta edad no le permitió avanzar en el programa.

La insistencia, un factor clave

Liam Payne. La rompió con One Direction y también como solista, Pero pagó un precio alto. Foto: InstagramLiam Payne. La rompió con One Direction y también como solista, Pero pagó un precio alto. Foto: InstagramEntonces, Payne volvió al reality por segunda vez en 2010. A los 16 años, apostó a su deseo de ser cantante otra vez e interpretó Cry me a River, de Arthur Hamilton, con la que fue ovacionado por el jurado y el público presente. Allí también conoció al resto de los integrantes de One Direction mucho antes que la banda siquiera fuera formada.

A pesar de la buena impresión de su presentación, Liam -al igual que Harry Styles, Louis Tomlinson, Niall Horan y Zayn Malik- fue inicialmente eliminado del reality tal como ocurrió la primera vez en 2008. Sin embargo, en esta oportunidad, el destino tenía otros planes para él, porque la jueza Nicole Scherzinger sugirió que los cinco jóvenes debían formar un grupo musical para competir en The X Factor.

Tras su primera presentación en el programa, el grupo reunió a decenas de fanáticos en la puerta del estudio donde se filmaba el show. Entonces, Simon Cowell supo que algo sin precedentes estaba ocurriendo.

“Cantaron una vez y había 200 fans afuera del estudio, y yo pensé: ‘Eso es poco común’, porque eso no pasa después de una sola actuación”, aseguró el ejecutivo británico y ex jurado de The X Factor.

One Direction avanzó a la instancia final del certamen, pero perdió contra Matt Cardle, uno de los talentos de la mentora Dannii Minogue y poco tiempo después pese a la derrota, firmaron un contrato con la discográfica SYCO de Sony Music en el que intervino Cowell tras ver el apoyo masivo que recibió el grupo en el show.

El costoso precio de ser una estrella pop

Liam Payne tiene 29 años y es padre de un niño. Foto: InstagramLiam Payne tiene 29 años y es padre de un niño. Foto: InstagramAsí, Payne emprendió una aventura de cinco años que inició con el sencillo What Makes You Beautiful y desencadenó en el lanzamiento de los cinco discos de One Direction: Up All Night (2011), Take Me Home (2012), Midnight Memories (2013), Four (2014) y Made In the AM (2015), además de cuatro giras mundiales, un documental sobre la banda, la filmación de 13 videos musicales, y la obtención de 200 premios entre 2011, y 2016.

Sin embargo, en ese entonces, Liam atravesaba un oscuro periodo en su vida que contó con “momentos difíciles y tóxicos”, ya que enfrentaba dificultades para lidiar con la fama.

“Fui muy afortunado por haber podido sostener mi carrera durante tanto tiempo, pero pasaron cosas de las que jamás hablé y que dejaron cicatrices en mi. Fue severo”, reflexionó.

El cantante reveló que su alcoholismo comenzó cuando el equipo que estaba a cargo de a la banda, los encerraba en habitaciones de hotel para “garantizar su seguridad” en medio de sus compromisos laborales por la magnitud que adquirió One Direction en el mundo.

“¿Y qué hay allí? ¡Minibar! Entonces yo solo pensaba: ‘Voy a beber yo solo’ y eso se mantuvo conmigo durante muchos años de mi vida”, expresó.

“Desde afuera parecía que podíamos hacer lo que quisiéramos, pero estábamos encerrados. Íbamos del auto al hotel, nos subíamos al escenario para cantar y luego volvíamos al encierro, y cuando eres un adolescente necesitas libertad. Bebí alcohol durante mucho tiempo, pero era la única manera de sacarme la frustración al final del día”, detalló Payne.

Una vez que One Direction llegó a su fin en 2016, lejos de la angustia, Liam aseguró que se sintió aliviado. «El día que la banda terminó pensé, ‘gracias a Dios’ y sé que mucha gente se enoja conmigo por decir eso, pero necesitaba detenerme o habría muerto”, se sinceró.

Priorizar la salud mental tras el éxito

A inicios de 2023, Liam preocupó a sus fanáticos tras desaparecer de las redes sociales abruptamente donde suele estar activo al promocionar proyectos musicales solistas como su EP Liam Payne (2019) -el cual incluyó sus hits Strip That Down y For You en colaboración con Rita Ora para el soundtrack de 50 Sombras de Grey-, los videoblogs en cuarentena y shows virtuales que brindó cuando el COVID-19 acechaba al mundo .

Al reaparecer en YouTube, el cantante -que en ese entonces tenía 29 años- confesó que había ingresado a un programa de 100 días en rehabilitación para tratar su alcoholismo, ya que no lograba mantener la sobriedad durante largos periodos de tiempo sin ayuda profesional y tras su salida del centro, alcanzó 6 meses sin consumir bebidas alcohólicas.

Con One Direction: Harry Styles, Liam Payne, Louis Tomlinson, Zayn Malik y Niall Horan. Foto: AP Con One Direction: Harry Styles, Liam Payne, Louis Tomlinson, Zayn Malik y Niall Horan. Foto: AP «Necesitaba tomarme un poco de tiempo, porque ya no me reconocía a mi mismo. No tuve mi teléfono por 100 días y tampoco me conecté con el mundo exterior en absoluto. La parte más difícil fue encender mi celular otra vez. Eso me dio miedo, pero es bueno estar en esta posición, porque ya no necesito esas cosas. La fiesta se terminó», reconoció.

Liam no sólo padeció alcoholismo, sino también ansiedad y agorafobia -es decir, miedo intenso a estar en lugares abiertos o en situaciones de las que quizás sea difícil escapar o no haya ayuda disponible-. Esto, durante mucho tiempo, no le permitió realizar actividades cotidianas como tomar un café en un restaurante o comprar mercadería en un supermercado.

“Desgraciadamente creo que es algo que le sucede a todo el mundo en esta industria, y tienes que tratar de superarlo lo antes posible. La parte más difícil es cuando te estás preparando para salir, sabiendo que lo más probable, es que alguien te saque una foto allí afuera”, explicó.

Incluso, el ex integrante de One Direction compartió que hubo épocas en su vida en las que «casi nunca salía de su casa” y que existieron días en los que “ni siquiera podía pensar en salir a la calle”. “Solía tener unos ataques de ansiedad brutales. Me paralizaban, y me quedaba en el coche transpirando, y pensando que simplemente no quería estar ahí», recordó.

Payne iba a cantar en la Argentina, en el Movistar Arena, el 9 de septiembre de este año, pero un mes antes tuvo que cancelar su visita. Los motivos fueron sus problemas de salud, en este caso una infección renal grave por la que le recomendaron reposo.

Más Noticias

Noticias
Relacionadas