Nueva alerta roja por vendavales en Comodoro Rivadavia: suspenden clases, trasporte público y retrasan la apertura de comercios

Se esperan ráfagas de viento de 150 kilómetros por hora para la madrugada de este martes y afectarán también al norte de Santa Cruz. Gran parte de la Patagonia, con alarmas amarilla y naranja. Un fenómeno que el fin de semana dejó destrozos.

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) emitió este lunes una alerta roja para la zona costera de Chubut y el norte de Santa Cruz por ráfagas de viento que podrían alcanzar durante la madrugada del martes los 150 kilómetros por hora.

Ese tipo de advertencia, informa el sitio oficial del organismo, entra en vigencia ante «fenómenos meteorológicos excepcionales con potencial de provocar emergencias o desastres«.

En ese contexto, el intendente de Comodoro Rivadavia, Juan Pablo Luque -quien perdió las elecciones a gobernador este domingo- comunicó una serie de medidas contundentes de precaución que regirán desde el inicio de este martes.

Las mismas disponen la suspensión de las clases, del transporte público luego del último recorrido del lunes y que comercios y bancos permanezcan cerrados hasta las 15.

«Les pido encarecidamente que no salgan de sus casas y nos protejamos entre todos», escribió el jefe comunal en sus redes sociales.

Ante esta situación en la Patagonia, que durante el fin de semana ya sufrió fenómenos similares en las ciudades chubutenses de Comodoro Rivadavia y Rada Tilly, con destrozos y el vuelco de camiones en las rutas, las autoridades difundieron una serie de recomendaciones recomendaron a los habitantes.

Entre las sugerencias preventivas figuran evitar actividades al aire libre, asegurar los elementos que puedan volarse, evitar refugiarse cerca de árboles y postes de electricidad que puedan caerse, protegerse bajo un techo y no acercarse a postes caídos «por riesgos de electrocución».

El SMN mantenía este lunes por la mañana alertas de nivel naranja por vientos con ráfagas que pueden superar los 130 kilómetros por hora (km/h) en localidades de las provincias de Chubut y Santa Cruz.

Por su parte, regían alertas de nivel amarillo por vientos de menor intensidad en la cordillera de Mendoza, sectores de la Patagonia y las Islas Malvinas, por lluvias en la cordillera de Neuquén, Río Negro y Chubut, y por nevadas en el oeste de Chubut y en gran parte de Tierra del Fuego.

Este lunes estaba vigente una alerta de nivel amarillo por temperaturas de frío extremo para el oeste de Santa Cruz y para las Islas Malvinas, donde se registraron temperaturas mínimas entre los -4 y 1 grados que pueden «ser peligrosas, sobre todo para los grupos de riesgo, como niños y niñas, personas mayores de 65 años, con enfermedades crónicas».

El nivel naranja por vientos fuertes comprendía al sur de Chubut, en las mesetas de Escalante y de Río Senguer, Sarmiento y el sudoeste de Florentino Ameghino; y al norte y centro de Santa Cruz, en las mesetas de Lago Buenos Aires, Río Chico, Deseado y Magallanes.

El área será afectada por vientos del sector oeste con velocidades entre 75 y 95 km/h, con ráfagas que pueden superar los 130 km/h, según reportó el SMN.

Por el nivel naranja que implica «fenómenos meteorológicos peligrosos para la sociedad, la vida, los bienes y el medio ambiente«, el organismo nacional pidió a la población recaudos similares a los de la advertencia roja.

El temporal de viento que ocasionó destrozos en Comodoro Rivadavia y Rada Tilly

Este domingo, mientras Chubut elegía a su nuevo gobernador, los comodorenses debieron protegerse de ráfagas de más de 150 kilómetros por hora, al igual que en Rada Tilly, lugares en los que algunos servicios públicos fueron suspendidos y fue dañada la infraestructura.

El máximo registro llegó a 157 kilómetros por hora de velocidad del viento.

El tránsito en la Ruta Nacional N°3 debió ser interrumpido por la generación de enormes nubes de polvo, mientras que viviendas y edificios sufrieron la voladura de techos.

Los cortes de energía fueron varios, según informó la cooperativa local que brinda el servicio.

Las fuertes ráfagas provocaron la voladura de techos de viviendas y edificios, así como la caída de árboles en la vía pública. También afectó a camiones en las rutas.

DS

Más Noticias

Noticias
Relacionadas