Martínez de Hoz, Kicillof y Massa: la amenaza de abrir la economía para bajar la inflación

Tres ministros que alguna vez mencionaron o buscaron abrir la competencia para disciplinar los costos locales. 01/10/2022 6:01 Clarín.com Economía Actualizado al 30/09/2022 21:19 Primer acto El secretario de Comercio del equipo de José Alfredo Martínez de Hoz, Alejandro Estrada, recibe un llamado de Agostino Rocca, fundador de Techint. «Rocca me invitó a su departamento…

martinez-de-hoz,-kicillof-y-massa:-la-amenaza-de-abrir-la-economia-para-bajar-la-inflacion

Tres ministros que alguna vez mencionaron o buscaron abrir la competencia para disciplinar los costos locales.

01/10/2022 6:01

Actualizado al 30/09/2022 21:19

Primer acto

El secretario de Comercio del equipo de José Alfredo Martínez de Hoz, Alejandro Estrada, recibe un llamado de Agostino Rocca, fundador de Techint. «Rocca me invitó a su departamento del Edificio Kavanagh para almorzar», recordó el ex funcionario para esta columna. «Fui y me dijo una frase que no recuerdo 100% textual pero el concepto fue el siguiente ‘En público voy a decir que van por el buen camino. Pero en las reuniones que se hacen en el Ministerio de Economía mis hombres van a decir todo lo contrario porque en definitiva yo soy un beneficiado del proteccionismo’».

El encuentro fue en 1978.

Martínez de Hoz estaba desconcertado porque la inflación había caído de 444% (1976) pero seguía siendo muy elevada (175% cerraría ese año). Los militares cuestionaban su política antiinflacionaria.

Eran tiempos de Milton Friedman, uno de los referentes de la economía a nivel mundial. En 1976 había recibido el Premio del Banco de Suecia en Ciencias Económicas en memoria a Alfred Nobel. Ese reconocimiento al economista estadounidense fue por teorizar el impacto de la cantidad de dinero sobre los niveles de producción, empleo y precios. Sus ideas no sólo estaban de moda en las aulas sino que, de a poco, empezaban a llegar a los hacedores de políticas . Y el ejemplo paradigmático había sido el del gobierno militar de Augusto Pinochet.

En agosto de ese año llegó a Buenos Aires el profesor de Chicago Arnold Harberger. Dijo que la Argentina hacía bien en abrir su economía y no apostar por un sector en específico. Apoyó al ministro.

La política aperturista de Martínez de Hoz era rechazada por el ala de la Marina, más alineada con una idea de política industrial y protección a los empresarios nacionales. Fue el atraso cambiario lo que provocó una avalancha de bienes importados y crédito barato en esa época.



Segundo acto

«Techint vende la chapa en nuestro mercado a un precio más caro que en el mundo», dijo Axel Kicillof el 7 de septiembre de 2012 en el programa de televisión 6-7-8. Justo hace 10 años. Era viceministro de Economía (de Hernán Lorenzino).

«Uno podría decir que es un problema de competitividad y lo que habría que hacer es dejar entrar la chapa que se produce en otras partes a precio de dumping, dejar caer el valor local y fundir al señor Paolo Rocca».

Kicillof creía por aquel entonces que Techint debía vender sus productos a precios más baratos. Sabía íntimamente que la política de apertura de la economía no era la mejor herramienta para bajar los costos precisamente por el resultado de la apertura de la economía de Martínez de Hoz que, según Kicillof, fue eso lo que produjo un daño grande a la economía y no la apreciación del peso. «A pesar de las declaraciones del señor Rocca [N.E.: el empresario había criticado la política económica en 2012], vamos a seguir apoyando la industria nacional y el proceso de reindustrialización», se rectificó más tarde.

Según la mirada de Kicillof, el principal objetivo de las empresas debe ser proveer al mercado local y exportar el excedente. Por lo tanto no hay motivos para que los precios no estén alineados con los internacionales. También señaló que se debe regular la tasa de ganancia. ¿Por qué? Porque los márgenes que obtienen los empresarios son consecuencia, en parte, de un esfuerzo colectivo y que el gobierno lidera.

Tercer acto

“Si mañana eventualmente no se resolviese el conflicto vamos a habilitar a las empresas fabricantes como importadores habilitados de emergencia y les vamos a habilitar la posibilidad de importar todos los neumáticos que necesiten para abastecer a las automotrices con un mecanismo de emergencia de pago, a los efectos de que no se detenga todo el sector automotriz y autopartista, y que no extorsionen al sector sobre la base del conflicto”, dijo el actual ministro de Economía, Sergio Massa, el martes pasado.

Fue en el marco del conflicto sindical entre el Sindicato Unico de Neumáticos y las tres plantas por un aumento salarial. La consecuencia fue la suspensión de turnos en la producción en las plantas de Toyota y Ford.

El conflicto se resolvió pero no al día siguiente como había dicho Massa y finalmente no abrió las importaciones como propuso.

¿Cómo se llama la obra?

La apertura como amenaza a las empresas para bajar la inflación.

¿Funcionó alguna vez?

De las tres experiencias la más radical fue la de Martínez de Hoz. Sorprende que las otras dos hayan sido propuestas de gobiernos peronistas. Pero la respuesta a la pregunta es que ninguna brindó resultados. En el caso de Martínez de Hoz, si bien es cierto que la inflación bajó de más de 400% en 1976 a cerca de 100% en 1980, estudios demuestran que fue más producto de atrasar el dólar que de la mayor competencia.