“Parecía que me moría, que me iba para arriba”: el duro relato de Rojitas, tras su delicado estado de salud

Hace unos dias, el pueblo Xeneize se paralizó al enterarse que la salud de Ángel Clemente Rojas estaba delicada. Rojitas, como es conocido popularmente, es uno de los mayores ídolos de la historia de Boca Juniors -club con el que ganó los campeonatos locales de 1964, 1965, 1969, 1970 y la Copa Argentina de 1969-…

“parecia-que-me-moria,-que-me-iba-para-arriba”:-el-duro-relato-de-rojitas,-tras-su-delicado-estado-de-salud

Hace unos dias, el pueblo Xeneize se paralizó al enterarse que la salud de Ángel Clemente Rojas estaba delicada. Rojitas, como es conocido popularmente, es uno de los mayores ídolos de la historia de Boca Juniors -club con el que ganó los campeonatos locales de 1964, 1965, 1969, 1970 y la Copa Argentina de 1969- y una figura muy querida entre todos sus hinchas. La salud del ex jugador de 77 años estuvo muy comprometida, y aunque se encuentra mejorando, el Covid-19 aún deja secuelas en su salud.

“Pensé que me moría”, fueron las palabras de Rojitas. Aunque se encuentre vacunado con las cuatro dosis recomendadas, vivió momentos realmente complicados. “Me agarró el coronavirus y me tuvo muy mal y se complicó con una neumonía. Ese COVID-19 es un bicho muy raro, no sabés cuándo lo agarras, cuándo se va. Me pusieron de todo en el cuerpo para mejorarme”, contó en programa Súper Deportivo Radio por la emisora Villa Trinidad (FM 97.9).

El cinco veces campeón con Boca, estuvo durante diez dias internado, y aseguró que todavía no está en óptimas condiciones sino “al 70%”. Rojitas sintió a la muerte de cerca, pero la pudo gambetear y seguir dando pelea. “Parecía que me moría, que me iba para arriba, lo pensé muchas veces, lo juro por la tumba de mi madre. Me asusté mucho. Pensaba en mi hijo, mis nietos, si no los podía volver a ver, para colmo son chiquitos y lloraban. Dios me dio una vida más. Ahora estoy tomando 21 pastillas por día”, agregó.

Boca siguió de cerca la situación de una de sus glorias, de hecho colaboró a la hora de trasladarlo de un hospital público a una clínica privada. Mientras se recuperaba recibió la visita de Guillermo Pol Fernández, actual jugador del club, y muy feliz por esta situación realizó una publicación en Instagram agradeciendo la visita del volante.

A vísperas del partido de Boca frente a Corinthians por Copa Libertadores, el ex delantero se mostró confiado y no dudó en poner a su amado club por encima de todo: “Va a pasar Boca, va a definirlo mañana. Boca es el rival a vencer en la Copa para todos. Es una Copa muy jodida. Es mas, prefiero que Boca gane la Copa Libertadores antes que Argentina sea campeón del mundo en Qatar, olvidate que quiero que sea así. ¿Qué Mundial? Yo me juego con Boca, la alegría de la vida va a ser”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA