Presionado por pérdida de reservas, el Gobierno apura un acuerdo con el Fondo

La misión de técnicos de Argentina ya comenzó a negociar ayer en Washington con los funcionarios del Fondo Monetario Internacional para intentar cerrar un acuerdo lo antes posible. Si bien el Fondo estima que hay aún “hay mucho por hacer” para sellar un programa, las discusiones se centrarán estos días en la inflación, déficit y…

presionado-por-perdida-de-reservas,-el-gobierno-apura-un-acuerdo-con-el-fondo

La misión de técnicos de Argentina ya comenzó a negociar ayer en Washington con los funcionarios del Fondo Monetario Internacional para intentar cerrar un acuerdo lo antes posible. Si bien el Fondo estima que hay aún “hay mucho por hacer” para sellar un programa, las discusiones se centrarán estos días en la inflación, déficit y el dólar. El marco de estas tratativas es la pérdida de reservas por parte del Banco Central que bajarían a US$ 3 mil millones a fin de año, un monto muy exiguo.

La misión es técnica. Sin el ministro Martín Guzmán, que se quedó en Buenos Aires, cerca del mediodía arribaron a la capital estadounidense el secretario de Política Económica, Fernando Morra; el secretario de Hacienda, Raúl Rigo; y el subsecretario de Financiamiento, Ramiro Tosi. Por el Banco Central, en tanto, llegaron el director Jorge Carrera y el subgerente general de Investigaciones Económicas, Germán Feldman.

En un día otoñal, con temperaturas aún amables, se alojaron en un hotel cerca de la embajada argentina y, sin perder tiempo, por la tarde se encontraron en la sede diplomática de la avenida New Hampshire con funcionarios del Fondo que están en los detalles de la negociación, la subsecretaria para el Hemisferio Occidental, Julie Kozack y el jefe de la misión par Argentina Luis Cubeddu. También Sergio Chodos, representante argentino ante el FMI.

Fuentes cercanas dijeron a Clarín que no se esperan anuncios cruciales, a pesar del apuro del Gobierno por sellar un acuerdo pronto. Una señal es que Guzmán se haya quedado en Buenos Aires y que el embajador en Washington Jorge Argüello está camino a Indonesia a una reunión del G20. Ninguno querría quedar afuera de un acontecimiento clave. Fuentes de Economía dijeron que el primer día en Washington sirvió para “ordenar temáticas” y que toda la misión será “de muy bajo perfil”. Oficialmente no se dijo hasta cuándo se quedará la delegación, pero Clarín supo que, salvo un cambio de último momento, se irían recién el viernes.

“La venida del equipo técnico a Washington va ayudar. Van a tener que sentarse y mirar los detalles”, dijo a esta corresponsal Claudio Loser, ex director del Hemisferio Occidental del Fondo. “Tendrán que ponerse de acuerdo en las cifras, mirar muy de cerca lo fiscal, lo que prometen y lo que van a hacer. Además de la parte monetaria, que es compleja”, afirma.

“El otro gran tema complejo es el del tipo de cambio. Tendrán que ponerse de acuerdo en cómo simplificar el sistema. No es algo fácil”. La inflación obviamente será un tema importante, “pero se maneja con el ajuste monetario”, señala. En Economía trabajan con un supuesto de 33% para el año que viene. Pero bancos y consultoras esperan un 52,1%.

Loser, que en su momento ha tenido en sus manos varias negociaciones de distintos países de la región, menciona además que tendrán que ponerse de acuerdo en la redacción de una Carta de Intención, que es un reporte que el staff del Fondo redacta para argumentar técnicamente ante el directorio ejecutivo la necesidad de que se le otorgue un nuevo préstamo a la Argentina (esta vez de Facilidades Extendidas) y cómo nuestro país afrontaría esa deuda.

Con los números aún sin resolver y la redacción de la Carta, “la experiencia indica que el proceso puede llevar claramente varias semanas y puede extenderse”, dice este experto que en el pasado ha piloteado varias negociaciones de distintos países del hemisferio. Y advierte: “El Diablo está en los detalles”. Explica que una necesidad “es ver la consistencia del programa plurianual” que muestra el Gobierno. Si bien cree que no hay necesidad de que se presenten todos los detalles para dentro de dos o tres años, sí es fundamental que haya pautas claras para 2022 y lineamientos para los años venideros.

Luego de las elecciones el Gobierno buscó apretar el acelerador y dejó trascender varias veces la inminencia de un acuerdo, pero desde el Fondo siempre bajaron las expectativas. “Hay mucho por hacer todavía”, dijo el viernes la directora gerente del organismo, Kristalina Georgieva.

Y marcó la cancha sobre los temas que le interesan resolver al Fondo. Dijo que el objetivo final del programa es “proteger a los argentinos” y ayudarlos a enfrentar los problemas que padece actualmente la economía argentina. Y mencionó tres: la inflación, una participación “no tan eficientemente fuerte del sector privado en la búsqueda del crecimiento”, y la pobreza.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA