Diputados del PRO buscan obstaculizar el aborto legal: dicen que baja la mano de obra

Al igual que en las zonas más restrictivas de los Estados Unidos -donde desde hace unos años se está restringiendo las posibilidades de realizar abortos-, un grupo de diputados del PRO presentó un proyecto que busca obstaculizar este derecho que ya es ley en Argentina desde hace casi un año. El proyecto de Detección de Latido Cardíaco…

diputados-del-pro-buscan-obstaculizar-el-aborto-legal:-dicen-que-baja-la-mano-de-obra

Al igual que en las zonas más restrictivas de los Estados Unidos -donde desde hace unos años se está restringiendo las posibilidades de realizar abortos-, un grupo de diputados del PRO presentó un proyecto que busca obstaculizar este derecho que ya es ley en Argentina desde hace casi un año.

El proyecto de Detección de Latido Cardíaco Fetal fija como “requisito previo para realizar o inducir intencionalmente un aborto o interrupción de embarazo, la realización de un ultrasonido por personal capacitado e idóneo de conformidad con las prácticas médicas estándares, a los efectos de determinar la detección de latidos fetales“.

“Los médicos, personal de salud y/o sistemas de salud no podrán realizar o inducir intencionalmente un aborto o interrupción del embarazo, si se detecta un latido cardíaco del/de los feto/s o niño/s en gestación, entendido el mismo como actividad cardíaca o contracción rítmica constante y repetitiva del corazón fetal, dentro del saco gestacional”, dice uno de los artículos del proyecto presentado este viernes por el diputado del PRO Alberto Assef, de 79 años. 

Datos y formularios 

Los diputados del PRO permitirían a los profesionales practicar el aborto si no detectan latidos cardíacos, pero con una serie de requisitos: “procederán a suscribir un formulario que deberán enviar a la autoridad sanitaria, conservar una copia del formulario por el término de 10 años, y asentar en la historia clínica de la mujer solicitante, en los que deberán detallar…”. Lo que se debe detallar son los nombres de los médicos, la institución, la persona que solicitó el aborto.

Pero los obstáculos no terminan ahí. “Una vez suscripto el formulario, en caso de no haberse detectado latidos cardíacos fetales, los médicos/personal de salud o sistema de salud, deberán repetir el estudio de ultrasonido a los efectos de confirmar el resultado negativo, con un intervalo mínimo de 72 hs entre el primer y el segundo ultrasonido, suscribiendo un nuevo formulario con la información requerida…”.

¿Cuándo se puede?

“Solamente se podrá realizar o inducir intencionalmente un aborto o interrupción del embarazo, si en ninguno de los ultrasonidos realizados se detectara latidos cardíacos fetales”, dictaminan.

También permiten el aborto si “la continuidad del embarazo implica un grave riesgo de vida para la madre gestante”. Pero: “él o los médicos y/o personal de salud interviniente deberá someter el caso a una interconsulta o junta médica, la que deberá resolver en forma inmediata y unánime sobre la necesidad de llevar a cabo la práctica, a los efectos de preservar la vida de la madre gestante”.

“En todos los casos, el médico y/o personal de salud y el sistema de salud interviniente deberán suscribir un formulario que será remitido a la autoridad sanitaria en el que informarán por escrito la patología y el cuadro de salud de la madre que, en función del embarazo en curso, implica un grave riesgo para su vida, el que deberá incluir: A) Los fundamentos médicos por los que cree necesario un aborto para salvar su vida. B) La condición médica de la mujer embarazada que impidió el cumplimiento de esta ley”. 

“La ley no crea ni reconoce derecho a abortar o interrumpir el embarazo previamente a que sea detectado el latido cardíaco fetal”, dice otro artículo. Y habla de las penas, “establecidas en el Art. 85 del Código Penal, sin perjuicio del plazo establecido en la segunda parte de su inciso segundo, siendo aplicable la pena en cualquier momento de la gestación, independientemente de la edad gestacional y/o causal invocada, si se realiza o induce el aborto o interrupción del embarazo habiéndose detectado al menos una vez latidos cardíacos fetales, o no habiendo realizado las pruebas de ultrasonido a los fines de detectar los latidos cardíacos fetales”. Plantea la suspensión de la matrícula y la inhabilitación del ejercicio profesional. 

Mano de obra 

“La República Argentina es uno de los casi 60 países del mundo que tienen una ley de aborto, sobre los 206 que existen como Estados Soberanos”, es uno de los argumentos de la ley. No aclara que los países que tienen aborto legal son los más desarrollados. 

Luego aseguran que algunos países están volviendo para atrás, “hacia una regulación más restrictiva de la práctica del aborto o interrupción del embarazo”. Y plantean: “Nótese que la fuerte disminución de la población en todos ellos ha sido la causante de la disminución de mano de obra activa, y con ello menor desarrollo social y económico, pero también un marcado deterioro de los aportes a la seguridad social, producto del consiguiente envejecimiento de la población”.

“La presentación del proyecto de Assef es la demostración más concreta de cómo los sectores más conservadores de Argentina intentan obstaculizar y coartar un derecho como es la interrupción voluntaria del embarazo que se basa en la militancia, el activismo, la articulación de muchos espacios militantes y también en el acompañamiento social que es enorme, masivo”, dice a Clarín la diputada Mónica Macha.

“Nuestra militancia está vinculada a poder acompañar a las mujeres, lesbianas y varones trans en las decisiones que cada persona toma y que esa decisión no signifique poner el riesgo la salud y la vida -agrega-. Este proyecto se pone en serie con otras iniciativas que se van dando en el mundo y que son claramente de corte conservador y fascista. No pueden soportar a las mujeres libres. Eso les molesta mucho”. 

Los otros diputados del PRO que firmaron el proyecto son: Pablo Torello, Laura Carolina Castets, Jorge Enríquez, Lidia Inés Ascarate, Héctor Stefani, Soher El Sukaria, Francisco Sánchez, Virginia Cornejo y Julio Sahad

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA