Impuesto a las Ganancias, la AFIP oficializó la reglamentación: cuándo se verá reflejado en el bolsillo la suba del piso

Tal como se anunció el viernes, hoy quedó oficializada la reglamentación de AFIP sobre la suba del piso salarial que se elevó de $ 150.000 a $ 175.000 para la deducción del Impuesto a las Ganancias. Pese a que la medida es retroactiva a septiembre, la pregunta es si el alivio para más de 1,2 millones…

impuesto-a-las-ganancias,-la-afip-oficializo-la-reglamentacion:-cuando-se-vera-reflejado-en-el-bolsillo-la-suba-del-piso

Tal como se anunció el viernes, hoy quedó oficializada la reglamentación de AFIP sobre la suba del piso salarial que se elevó de $ 150.000 a $ 175.000 para la deducción del Impuesto a las Ganancias. Pese a que la medida es retroactiva a septiembre, la pregunta es si el alivio para más de 1,2 millones de trabajadores y jubilados se verá en los sueldos que se cobran en los próximos días o habrá que esperar un mes más. Qué dicen los contadores.

En la mirada de los especialistas, es difícil que a sólo tres días del cierre del mes, la medida se vea reflejado en los bolsillos en octubre. La Resolución General publicada hoy es la 5076/2021, que reglamenta los beneficios que estableció el decreto 620/2021 del Poder Ejecutivo -que establece un tope a partir del cual los asalariados pagan Ganancias- incrementó los parámetros que hasta agosto era de entre $ 150.000 y $ 173.000, y ahora serán de entre $ 175.000 y hasta $ 203.000, respectivamente.

El tributarista Marcelo Rodríguez contó a Clarín que “estas distorsiones” motivará inconvenientes: “En la medida en la que algún contribuyente no haya declarado en tiempo y forma los gastos deducibles (médicos, intereses hipotecarios, o servicio doméstico) y lo declare al finalizar el año, “implicará una dificultad extra para las empresas”, aclaró.

v1.7 0421

Impuesto a las ganancias


»En pesos



Fuente: Lisicki Litvin & Asoc. Infografía: Clarín

Por su parte, Sebastián Domínguez, de SDC Asesores Tributarios, consideró que como la reglamentación reafirma que la vigencia de la nueva suba del piso salarial será desde septiembre, el empleador deberá “partir de cero”, y lo obligará a “volver a hacer un análisis mes por mes de la situación del empleado” para ver si corresponde o no retener Ganancias. “Se  analizará lo que se liquidó en el mes de septiembre independientemente de lo que le haya liquidado de enero a agosto”, resaltó.

En esa línea, el tributarista dió un ejemplo: si un trabajador en septiembre cobra $ 170.000, no corresponde retención. En octubre, en cambio, si su remuneración bruta es de $ 178.000, ¿qué hace en ese caso? El empleador tiene que establecer un promedio entre lo que le ingresó al empleado en septiembre y octubre. Si ese número da de $ 175.000 para abajo, tampoco se hará una retención. Y cuando el empleado reciba el sueldo de noviembre, el promedio será según lo percibido ese mes y en septiembre y octubre. “Todo esto, sin considerar lo que generó de enero a agosto”, explicó.

“Lo mismo ocurrirá para la escala de entre $ 175.000 y $ 203.000”, dijo.

Sobre la posibilidad de que la exención se vea reflejada en el próximo recibo, Domínguez comentó que “más allá de que la resolución dice que hay que aplicarlo ya en esta liquidación, todo dependerá de la cantidad de empleados que tenga la empresa. Si son pocos empleados, habrá más posibilidad de que sea aplicado ya en los sueldos de este mes.  Si, en cambio, se trata de una empresa con muchos empleados habrá que esperar”.

Cuatro aspectos claves:

1. Vigencia: “La vigencia es para las remuneraciones devengadas en septiembre”, aclaró César Litvin, CEO del estudio Lisicki, Litvin y Asociados. Y explicó: “Eso significa que no lo aplicarán retroactivamente al 1° de enero como debería ser técnicamente, dado que la liquidación es anual”. Y en ese sentido subrayó que “la reforma anterior sí respetaba la retroactividad al inicio del año”. En resumen, aquellos que estaban entre $ 150.000 y $ 175.000 no van a recibir una devolución por el tiempo que hayan pagado.

En ese sentido, Félix Rolando, socio de Andersen Argentina, sumó que “es importante señalar también que la retención practicada por los sueldos devengados hasta el 31 de agosto no se ve alterada por esta modificación“.

2. Liquidación: en coincidencia con el resto de los contadores consultados, Litvin aseguró que “al tener vigencia desde hoy es muy dificil que las empresas lleguen a tiempo para calcular el nuevo esquema. Con lo cual la resolución de la AFIP obliga a hacer una liquidación adicional los primeros días de octubre”.

3. Aguinaldo: para el segundo aguinaldo debe considerarse la remuneración de $ 175.000 brutos. “El SAC se encontrará exento del impuesto si las remuneraciones devengadas durante el 1º semestre son iguales o inferiores a $ $ 150.000, o las devengadas en el 2º semestre iguales o inferiores a $  175.000. Es decir que un trabajador, según sea su remuneración, podría tener gravado con el impuesto la 1º cuota del SAC, pero no la segunda”, dijo Rolando.

4. Promedio: “Por último, a los efectos de la determinación de si corresponde o no el impuesto de acuerdo al piso nuevo, puede ocurrir que un trabajador por horas extras o algún adicional en algún mes posterior al día de hoy reciba más de $ 175.000 brutos. Pero ahí hay que contemplar el promedio desde la remuneración de septiembre hasta diciembre para ver si queda por debajo o por encima de ese piso”, indicó Litvin.

Los beneficios dependerán del nivel de remuneración de los empleados

Desde Andersen Argentina, ejemplificaron: “Si consideramos por ejemplo un nivel salarial (a los largo del año) de $ 175.000, observamos que la persona venía sufriendo una remuneración mensual de $ 12.429, pero a partir de las remuneraciones del mes de septiembre, no sólo no sufrirá retención alguna, sino que por aplicación de la escala progresiva (que es menos gravosa a medida que se llega al final del año), experimentará una devolución del impuesto de $ 7.475 con el sueldo de septiembre, $ 5.113 con el de octubre y $ 4.894 con noviembre y diciembre. Esas devoluciones representan un 5,15% a un 3,37% de su salario neto”.

Ejemplos de salarios y deducciones

Para un asalariado con un sueldo de $ 200.000, en cambio, “los beneficios serán menos sensibles, dado que se sigue aplicando la retención mensual pero la misma disminuye en $ 1.551 que representa un 0,86% de la ganancia neta mensual”, explicaron.

Salarios y deducciones para sueldos de $ 200.000

SN

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA