El kirchnerismo gastó US$ 1.700 millones, pero la usina de Río Turbio requiere todavía US$ 240 millones para poder funcionar

El equipo se dañó porque Cristina Kirchner quiso encenderlo durante un acto para que la graben las cámaras de TV. Luego, fue apagado casi de inmediato y nunca más arrancó. Hay inversores chinos y polacos interesados en hacer funcionar parcialmente la estructura.

El kirchnerismo gastó US$ 1.700 millones, pero la usina de Río Turbio requiere todavía US$ 240 millones para poder funcionar

El equipo se dañó porque Cristina Kirchner quiso encenderlo durante un acto para que la graben las cámaras de TV. Luego, fue apagado casi de inmediato y nunca más arrancó. Hay inversores chinos y polacos interesados en hacer funcionar parcialmente la estructura.