Se cae un mito: cerrar las apps que no usamos no ayuda a ahorrar batería en el celular

Desde que los celulares empezaron a consumir mucha batería, los fanáticos de la tecnología aseguraron que lo mejor para ahorrarla era cerrar todas las aplicaciones que no usábamos y que el teléfono tenía abiertas. Sin embargo, recientemente los ingenieros de Android revelaron que esa información es falsa y que forma parte de un mito, ya…

Se cae un mito: cerrar las apps que no usamos no ayuda a ahorrar batería en el celular

Desde que los celulares empezaron a consumir mucha batería, los fanáticos de la tecnología aseguraron que lo mejor para ahorrarla era cerrar todas las aplicaciones que no usábamos y que el teléfono tenía abiertas.

Sin embargo, recientemente los ingenieros de Android revelaron que esa información es falsa y que forma parte de un mito, ya que cerrar repentinamente todas las apps no genera un ahorro de la batería, e incluso puede hacer que se produzca un efecto contrario y que el smartphone consuma así más energía por culpa de ese proceso.

Cerrar repentinamente las aplicaciones del celular gasta más energía.

Esta explicación fue revelada hace algunos meses en Twitter por Hiroshi Lockheimer, uno de los miembros fundadores del equipo de Android en Google, quien aclaró que cerrar todas las aplicaciones del celular no ahorra batería e “incluso puede empeorar las cosas”, ya que según él al intentar engañar al algoritmo se puede dañar el sistema.

Otro que habló del tema fue Tim Cook, director ejecutivo de Apple, quien sostuvo que las aplicaciones que se ejecutan en segundo plano no dañan en absoluto la batería del iPhone, por lo que no tiene sentido cerrarlas repentinamente.



 

Según los ingenieros, lo que ocurre es que las apps no consumen la batería al 100%, por lo que al mantenerlas suspendidas, el sistema operativo permite regresar a ellas tal y como las dejaste.

Por lo tanto, al intentar cerrar todas las aplicaciones por la fuerza, se genera un gasto de batería innecesario, porque obliga al sistema a reactivar el proceso cuando se inicie nuevamente la app, lo que provoca el doble consumo de energía.

Lo correcto es dejar abiertas las aplicaciones para cuando se las vuelva a usar.

Además, el periodista de tecnología David Pierce indicó que los algoritmos del celular “cierran las apps que lo necesitan, que son normalmente las que llevan un rato sin usarse o están usando más batería o memoria de la que deberían”.

“Es mejor dejar que el sistema trabaje para ti en lugar de forzarlo a reiniciar y abrir las apps todo el tiempo. Además de la cuestión de la batería, puede jacer que tu teléfono sea más lento y menos coherente”, dijo el periodista.

Debido a esto, los expertos recomiendan que se cierren todas las aplicaciones en caso de que el aparato sufra una falla inesperada o se detecte la presencia de un virus.